Promover la sostenibilidad a través de la formación en África es un deber también de las empresas

24 enero, 2024

Artículo de Ana González, ingeniera agrónoma de Incatema, en el Día Internacional de la Educación.

El Día Internacional de la Educación, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, enfatiza la importancia de la educación para el desarrollo sostenible y la construcción de un mundo más justo.

Desde Incatema queremos celebrar este día reflexionando sobre los beneficios de promover un crecimiento sostenible a través de la educación en el continente africano.

África, con su rica diversidad cultural y medioambiental, se encuentra en una posición clave para liderar la transición hacia un futuro más sostenible. La educación desempeña un papel fundamental en este proceso, empoderando a las generaciones futuras para enfrentar los desafíos socio-ambientales que tiene el continente como pueden ser el acceso al agua, la conservación de los suelos, la conservación de la biodiversidad o la adaptación al cambio climático. Los desafíos son siempre una oportunidad para adoptar prácticas sostenibles y construir una sociedad más equitativa. Es por ello que entendemos que la formación transversal en materia de sostenibilidad es esencial para comprender las conexiones en el triángulo formado por el medioambiente, la sociedad y la economía.

Incatema lleva más de 25 años trabajando en el continente africano ejecutando infraestructuras de gestión del agua, tanto para acercar a la población el agua potable como para depurar las aguas residuales y mejorar el saneamiento. También desarrollando proyectos de desarrollo agrícola y de economía azul, que conducen a la mejora de la calidad y la producción de alimentos desde el respeto y conservación del medio natural. En todos estos proyectos nos preocupamos por la formación y capacitación de los actores que forman parte de los mismos, tal y como recomienda la UNESCO. Y es que entendemos que es un deber también de las empresas, y no solo de las ONGs, de los gobiernos y de la cooperación internacional, desarrollar programas de capacitación relevantes y accesibles a las zonas rurales y remotas, que son normalmente las más desfavorecidas. Gracias a la formación en prácticas agrícolas, pesqueras y de uso del agua en los proyectos en los que trabajamos, Incatema participa y apoya una transformación sostenible como catalizador para un cambio positivo.

Un claro ejemplo es el proyecto que venimos desarrollando desde el año 2020 en las regiones de Kwanza Norte y Malange en Angola, en el que estamos impartiendo formación en buenas prácticas agrícolas y de uso del agua con un componente importante de capacitación en materia de medio ambiente a los diferentes agentes de las cadenas de valor de productos básicos de la dieta angolana (grano, mandioca, banana, patata dulce y sector avícola), hortícolas, y otros cultivos agroforestales (café y cacao). Mediante esta capacitación se busca la mejora de la productividad y la calidad de los productos agrícolas partiendo siempre de la protección del medioambiente y de los ecosistemas agroforestales. Para ello hemos diseñado soluciones que abordan la capacitación en uso eficiente de agua, protección al medioambiente, sostenibilidad y la participación de los jóvenes y de las mujeres en la gestión de las explotaciones y en la toma de decisiones, entre otras cuestiones.

Si continuamos invirtiendo en capacitación sobre sostenibilidad, podremos construir un futuro en el que las generaciones venideras puedan enfrentar los desafíos de un crecimiento sostenible con ingenio, conocimiento y comprensión, contribuyendo al desarrollo sostenible global.